Thursday, February 23, 2012

Temor a Dios


La Biblia nos llama a tener temor reverente a Dios. Sin lugar duda el Dios que se le presenta a Moisés es un Dios muy delicado, donde cada paso puede causar castigo y muerte. Pero Dios no siempre se presenta de esta forma, Dios habla con Abraham como con un amigo, habla con Isaac y con otras personas en la Biblia.

Temor reverente = respeto
El temor reverente a Dios es natural, él es Dios, el creador de un universo tan grande, complejo y hermoso. Es normal sentir temor de su inmenso y casi incomprensible poder. Pero es un temor inspirado en respeto, no en miedo y duda.

Dios en el nuevo testamento se representa como un Dios de amor, un Dios que no se escatimo ni a sí mismo para proveer salvación. Un Dios que perdona, escucha, ayuda y esta atento a nosotros. Este es un Dios que castiga y reprende pero no sin dar oportunidades para arrepentirse.  En Dios hay más, mucho más, gozo y cosas buenas que castigo. 

Muchas personas tienen temor a Dios y se alejan de Dios por ese temor. Este no es temor reverente, es un temor que causa sospecha: Si me acerco a Dios, él me castigará porque verá que sigo haciendo lo malo ante él. Esta actitud es dañina.

Alejarse
Conocí a una buena cristiana, a una chica con un corazón en el lugar correcto y que vivía una vida normal. En una ocasión se molestó con el pastor, cometió unos pecadillos aquí y allá, nada muy serio pero sí muy criticado en su iglesia. Unos días después de esto tuvo un problema de salud que parecía serio, parecía ser cáncer en el cerebro. 

Pero cuando le hicieron los exámenes salió que no era eso, que era algo más sencillo y que se curo solo. Pero mi amiga dejó de ir a la iglesia y se alejó de su fe un poco porque pensaba que Dios la había castigado por molestarse con el pastor y temía que Dios le demandara algo que ella no pudiese hacer.

En realidad mi amiga vivía en un mundo de temores. Le temía a todo y era una persona solitaria, que por ser inmigrante vivía lejos de su familia y por su trabajo no tenia muchas amigas. Sus temores y su actitud de temor eran parte del problema. El problema no era Dios, ni la iglesia, ni el pastor era ella.                   

Mi amiga estuvo alejada de la iglesia por un tiempo, finalmente volvió, pero en este tiempo se caso con una persona que no sigue a Cristo. Cuando me contó lo sucedido le pregunte si le había pedido perdón a Dios y ella me dijo claro que si, le pregunte si le había pedido ayuda a Dios y me contesto claro que si, y le pregunte y Dios te escuchó y me dijo si, Dios me resolvió mi problema. Entonces le dije: Si Dios estaba tan molesto contigo porque que te ayudó tanto, porque te cuido, porque te protegió. Ella me dijo porque Dios me ama y porque no estaba tan molesto.

Dios nos ama
Esa es la verdad, Dios nos ama y en Cristo nos perdona. Cierto que algunos pecados pueden tener consecuencias, por ejemplo si alguien fornica y queda embarazada Dios no hace que el bebe desaparezca por arte de magia. Las consecuencias del pecado tienen que aceptarse y tratar de no pecar de nuevo, pero no es que Dios nos este castigando y que Dios merezca este temor tan grande hacia él, basado en duda.    

Es solo si conocemos a Dios, si pasamos tiempo con él, si leemos su palabra que empezaremos a conocerlo. La Biblia dice que Dios es tardo para la ira. Si caemos en pecado tenemos tiempo de pedir perdón, si estamos en una iglesia muy represiva antes de alejarnos de Dios podemos cambiarnos de iglesia, pero si rompemos la comunión con Dios entonces es cuando podemos cometer más errores y nos sentimos mal porque creemos que Dios esta molesto con nosotros. 

El temor es una cosa del enemigo. Las personas que viven en temor son las que también tienen un temor no irreverente a Dios, es normal en ellos tener temor a todo, Dios no es la excepción. El temor nos aleja de Dios, el temor es lo contrario de la fe, el temor no es de Dios.

Si vives en temor rompe las cadenas, tú tienes el poder, será una lucha continua en tu mente pero recuerda “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.” 

Dios merece temor reverente o sea respeto, pero Dios te ama, te cuida y te protege. Dios te acepta porque sabe que eres un diamante que poco a poco y a tú ritmo serás pulido y mostraras tu belleza y calidad. No tienes que ser perfecto ahora para estar con Dios, es en Dios que crecemos y mejoramos. No creas la mentira que si te acercas a Dios, Dios te castigara a cada rato para arreglarte, Dios no es un padre terrenal imperfecto, Dios sabe como hacerlo. Que reine la fe en tu vida no el temor.     


-

No comments: