Friday, July 27, 2012

Lloviendo en la fe



Cuando todo va bien o medio bien es facil tener fe. Pero cuando oramos y oramos y oramos y ayunamos y volvemos a ayunar y cada día tenemos fe y esperanza y los días pasan y pasan y pasan y seguimos orando y orando y nuestras oraciones parecen no ser respondidas, nuestra alma empieza a desfallecer.

¿Qué hacer en momentos así?

NO hay una respuesta que se ajuste a todas las situaciones, pero en mi vida sé que Dios no abandona a sus hijos.

Yo he visto la mano de Dios en mi vida de formas inesperadas. En una ocasión me había quedado sin dinero cuando era estudiante, vivía en otra ciudad lejos de mis padres. Me iban a enviar dinero mis padres pero ese día no tenia nada que comer. ¿Y que crees?

Me encontré dinero en una bolsa en la calle. Por tontería empecé a jugar con una bolsa de papel que estaba cerca de un basurero en la calle, le di patadas como si fuera pelota. De repente me dio curiosidad y aun con asco la levante, la abrí y de ella saque otra bolsa plástica con el equivalente en pesos en aquel tiempo a unos US$10.00. Suficiente dinero para comer y guardar.

Si bien es cierto que fui desplazada de guerra, sufrí terremotos, huracanes, el divorcio de mis padres, balas casi sobre mi cabeza cuando era estudiante, pobreza y accidentes cuando llegue a USA,  también es cierto que Dios me guardó y me proveyó.      

Oh!!! Paciencia, confianza y más paciencia

La verdad es que hay que tener paciencia y seguir teniendo fe. En algunos casos la respuesta va a ser NO. Este temido NO para mí ha sido el caso en varias ocasiones pero Dios me dado algo mejor en lugar de lo que yo pedí por eso hay que tener confianza en Dios porque Dios no nos falla.

Yo he tenido NOs muy duros como los hemos tenido muchas personas cristianas pero Dios no nos ha abandonado y en la mayoría de los casos nos dice que si. Entender un No de Dios tampoco es facil y a veces nos molestamos en Dios, es normal y hay que pedirle sabiduría para superar este tiempo.  

Al tener fe, paciencia y confianza lo que estamos haciendo es dándole nuestra carga a Cristo y llevando su carga en lugar de la nuestra. Esto no siempre es facil, y entre menos le demos la carga al señor más difícil es para nosotros.  Es difícil darle la carga a Dios porque no le tenemos confianza total.

A pesar que a veces las nubes y la lluvia no nos dejan ver el sol, el sol está allí todo el tiempo aun de noche. Así es Dios, aunque a veces no lo vemos él está allí todo el tiempo.

Cuando la prueba llegue a tu vida recuerda como Dios te ha ayudado siempre y esto te ayudara a tener fe, confianza y paciencia. Y como dijo Churchill: Es mejor ser optimista porque el pesimismo no ayuda.  





-

No comments: