Friday, November 19, 2010

Las mujeres de la Biblia

Desde principios de Noviembre estoy estudiando sobre las mujeres de la Biblia. El año que viene mi meta no será leer la Biblia de tapa a tapa si no tendré estudios específicos. Por el momento comencé con Mujeres de la Biblia.

Para este estudio estoy usando el libro “Mujeres de la Biblia” que las contiene a todas con una breve explicación del periodo en el que vivieron y los pasajes bíblicos en los que se encuentra.  Estoy muy contenta con este estudio, como te imaginas es un estudio grande, hay muchas mujeres en la Biblia.

Para seguir este tipo de estudios y sacarle más provecho hay que estar familiarizado con la Biblia y haberla leído toda, conocer los personajes más importantes y saber o estudiar un poco de historia para imaginarse las reglas sociales y como vivían estas mujeres.

Al terminar este estudio pienso estudiar administración de tiempo y luego administración de dinero en la Biblia.

El estudio es por orden alfabético, luego intento ponerlas en orden cronológico.

Friday, November 05, 2010

Disciplina

La palabra disciplina ha estado en mi mente por algún tiempo. Yo tengo problemas con esta palabra. Cuando escucho la palabra disciplina me vienen a la mente imágenes de rigidez y falta de gozo.

La palabra disciplina esta en la Biblia varias veces. Yo la asocio con corrección y con tareas indeseadas. En realidad tengo una mala impresión de la palabra porque la asocio con castigo y corrección en lugar de asociarla con triunfo, con alcance de metas, con libertad, con obtener lo que deseo, cosechar los frutos del espíritu etc.

La palabra disciplina y discípulo tienen la misma raíz porque su origen significa enseñanza. Para aprender necesitamos seguir un programa. La disciplina o el seguir un programa para alcanzar un objetivo (estudios, perder peso, manejo del tiempo etc.) es una virtud. Su resultado es positivo y nos da éxito y paz mental.

Sin disciplina es difícil alcanzar lo que deseamos. Sin disciplina es difícil alcanzar cualquier cosa buena. Si ponemos en nuestra mente que la disciplina es castigo, aprendemos a no gustar de la palabra. Si ponemos en nuestra mente que es el camino para alcanzar lo que en realidad deseamos se convierte en algo positivo.

Creo que en la vida del cristiano la disciplina es necesaria, porque si no somos disciplinados podríamos estar mostrando al mundo que somos personas que no podemos dominarnos a nosotros mismos. Algunas disciplinas son fáciles, otras no tanto pero todos tenemos hábitos y podemos cambiarlos por hábitos más positivos si deseamos hacerlo “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece.”

Si crees que en tu vida hay áreas que necesitas mejorar analiza si necesitas aprender nuevos hábitos (disciplinas). Aunque te parezca imposible hacerlo empieza y ora porque Jesús esta contigo y conmigo y es posible cambiar hábitos negativos o que nos estan causando problemas.

Mientras aprendemos (nos disciplinamos) hay que mantener una actitud positiva, hay que sentir gozo, porque la Biblia dice que “Este es el día que hizo Jehová, nos gozaremos y deleitaremos en él” Cada día es especial y nuestra actitud mental es importante. Si ponemos buena cara todo se hace más facil, si ponemos mala cara lo hacemos más difícil de lo que es.        

Estas son algunas notas de Wikipedia en Español y mi traducción de la versión en Ingles (no disponible en español) acerca del significado de la palabra disciplina.

“En su acepción más común la disciplina es la capacidad de enfocar los propios esfuerzos en conseguir un fin, si bien etimológicamente, disciplina hace referencia a la instrucción dada a un discípulo, acepción que preserva el sentido de la palabra original en latín (instrucción) cuya raíz discere significa aprender.”

“Su propósito es amoldar el carácter y el comportamiento de un individuo para conseguir una eficiencia máxima en alguna labor.”

“En la mitología romana, Disciplina era una deidad menor y la personificación de la disciplina.  La palabra misma disciplina, es una palabra del latín. Tiene múltiples facetas en su significado: Se refiere a la educación y la formación, el autocontrol y determinación, el conocimiento en un campo de estudio y una forma ordenada de la vida. La diosa encarnaba estas cualidades de sus adoradores. Ella era adorada comúnmente por los soldados romanos imperiales, particularmente los que vivían a lo largo de las fronteras del Imperio Romano. Se han encontrado altares a la diosa Disciplina en Gran Bretaña y el Norte de África.

“Las principales virtudes de la diosa Disciplina fueron frugalitas, severitas y fidelis ( frugalidad, severidad, y fidelidad). Los soldados que adoraban a la diosa Disciplina trataban de adquirir sus cualidades. El soldado convertido trataba de ser frugal en todos los sentidos: con el dinero, con la energía y las acciones. La virtud de la severidad se muestra en su enfoque, determinación, en que no era fácil de disuadir y en su comportamiento decisivo. El soldado era fue fiel a su unidad, su ejército, los oficiales y el pueblo  romano.”

Es muy curioso que los romanos hasta se inventaron una diosa con la palabra disciplina. Ciertamente curioso pero el ser disciplinados no nos convierte en paganos, sigue siendo una virtud en la Biblia.

Thursday, November 04, 2010

Pensamientos de poder

El nuevo libro de Joyce Meyer se titula “Pensamientos de Poder” (Power Thoughts). Lo acabo de terminar de leer (la versión en ingles) y me gustó mucho. Es una continuación del libro más exitoso de esta prolifera autora cristiana titulado “La Batalla de la Mente.” 

Este es un libro muy práctico para la vida cristiana. Ofrece consejos para crecer como persona y como cristiano desarrollando una aptitud saludable basada en sólidos principios bíblicos.

El libro tiene dos partes, en la primera Joyce explica porque es importante y poderoso tener una mente sana y pensar de forma correcta. La segunda parte esta compuesta en lo que Joyce llama 12 principios de poder y recomienda que después de leer el libro completo se sigan los consejos por doce semanas, uno por semana.

Los pensamientos de poder son muy útiles y son reflexiones en la vida de cada persona y como dominar patrones de comportamiento negativos que nos afectan en nuestra vida y en nuestra relación con Dios. Claro esta no todos los principios aplican a todas las personas pero creo que la mayoría de las personas nos podemos beneficiar de ellos. 

Estos son los principios de los que habla el libro:

1- Puedo hacer lo tengo que hacer en el poder de Cristo
Cuando creemos que algo es muy duro debemos recordar que “Todo lo puedo en Cristo que me fortalece” Esto incluye áreas de tu vida como controlar tu peso, tu tiempo, mejorar el matrimonio, encontrar esposo/a etc. 

2- Dios me ama incondicionalmente
Algunas personas viven en temor de que si no son perfectas Dios las dejara de amar y se olvidan que nadie es perfecto, por eso vino Cristo a ofrecernos salvación. 

3- No viviré en temor
El vivir en preocupación constante es una forma de no confiar en Dios y Joyce dice que es un sentimiento inútil porque no arreglamos nada solo con preocuparnos (muy bien dicho).

4- Soy una persona difícil de ofender
Cuando nos ofendemos por todo o por cosas chicas nos enfadamos, pecamos y sencillamente perdemos nuestra felicidad porque hacemos de algo pequeño algo gigante. 

5- Amo las personas y disfruto ayudándolas
Esto es muy importante, al mostrar amor a las personas aun cuando estas no son agradables con nosotros y ayudar sin esperar retribución estamos dando testimonio del amor de Dios y convirtiéndonos en mejores ciudadanos.

6- Confío en Dios completamente, no hay necesidad de preocuparme

7- Estoy satisfecha y estable emocionalmente
Como cristianos tenemos que dominar nuestro carácter si este tiene patrones negativos como ira. 

8- Dios satisface todas mis necesidades abundantemente
No hay que confundir la frugalidad con vivir una vida austera creyendo que no merecemos nada bueno

9- Yo busco la paz con Dios, conmigo misma y con otros

10- Vivo en el presente y disfruto de cada momento
Es importe enfocarnos en cada momento y no dejar que nuestra mente flote en pensamientos innecesarios constantemente. Hay que disfrutar de cada momento aun de las actividades triviales como vestirnos.  

11- Soy disciplinada y tengo autocontrol
Como en otros libros Joyce dice que la disciplina ofrece libertad y felicidad más que la indisciplina que crea problemas 

12- Yo pongo a Dios primero en mi vida

El libro como dije antes me gusto mucho y pienso seguir el programa por 12 semanas. En el lado negativo Joyce y yo no tenemos exactamente las mismas ideas (creencias teológicas) y en lo personal me molesta un poco el hablar tanto del enemigo porque creo que a veces se le atribuyen situaciones en las que nosotros mismos nos metemos. Pero esto es algo trivial en el contexto del libro.

El ultimo pensamiento de poder “poner a Dios primero” creo que puede ser “intimidante” para muchas personas y creo que si se siguen los once primeros  principios el ultimo es redundante porque ya lo estaremos haciendo. Es por supuesto un mandato para los cristianos, amar a Dios sobre todo lo demás.

En general recomiendo este libro a personas que desean tener una vida más rica con experiencias y una relación más cercana con nuestro amado creador.

Nunca he leído los libros de Joyce en español sencillamente porque leo los que tiene la biblioteca de mi ciudad y los tiene en Ingles. En ingles son libros muy bien escritos. La ventaja de las versiones de los libros en español es que son más baratos que los en Ingles si se compran nuevos.