Friday, October 08, 2010

Controlando el estrés

 
Una de las emociones más dañinas para el cuerpo y la mente es el estrés. La Biblia no habla claramente del estrés pero lo hace de forma indirecta porque habla de las preocupaciones y de descansar y confiar en el Señor.

Preocupaciones y estrés
El estrés es una de las emociones que más me afecta. Antes me preocupaba mucho, me preocupaba por cosas irreales, me pasaba horas imaginándome cosas malas. Un día tuve la oportunidad de ir a una sicóloga y le conté mi problema. Ella me dijo y ¿Si no te preocuparas por estas cosas en que invertirías ese tiempo? Le conteste pues tendría que preocuparme y ocuparme de mis estudios, trabajo y todo lo demás, ella me dijo correcto.  En otras palabras la preocupación era una excusa para no ocuparme de lo que en realidad era importante en ese momento.

Las preocupaciones son una fuente de estrés. El señor dice en Mateo 6:34 (Nueva Versión Internacional) “Por lo tanto, no se angustien por el mañana, el cual tendrá sus propios afanes. Cada día tiene ya sus problemas.” Hay que vivir el aquí y el ahora no el mañana. 

Control y estrés
El estrés también se produce cuando intentamos estar en control de todo, desde el trafico, el tiempo y hasta donde estacionarnos. La verdad es él que tiene el control absoluto es Dios. Por lo tanto si algo no es exactamente lo que esperábamos no hay porque preocuparnos o estresarnos tanto, Dios esta en control y todo saldrá bien.

El estrés no soluciona nada
Por estresarnos no vamos a resolver nada, absolutamente nada, solo nos estamos enfermando y dejando de pensar claramente y así empeorando las cosas

La oración es clave
Pero cuando sientes que el estrés te llena lo más importante es orar y tratar de entender que si Dios nos guía no importa como se vean las circunstancias Dios esta con nosotros y por nosotros.

Controlando el estrés
Después de orar hay otras actividades que ayudan a controlar el estrés como:

El ejercicio
Nuestros cuerpos necesitan ejercicio para funcionar bien y uno de sus mejores beneficios es disipar el estrés.

Meditación
No estamos hablando de la meditación de otras tradiciones. En el cristianismo siempre se ha meditado. Orar es hablarle a Dios, meditar es escuchar a Dios. Para meditar necesitamos quietud, tranquilidad y silencio aunque sea solo por unos segundos 

Haz trabajo voluntario
Cuando nos enfocamos mucho en nosotros mismos perdemos perspectiva de lo chicos que somos. Haz trabajo voluntario en la iglesia o en instituciones de caridad

Mantén amigos
Las amistades nos ayudan a desahogarnos y divertirnos. Al divertirnos no tenemos estrés.

Vida para perros y gatos
Las mascotas ayudan a relajarnos

Duerme bien
El dormir es muy importante para la salud. Si no dormimos bien es difícil concentrarnos y nos ponemos de mal humor.

Apaga la televisión
Especialmente las noticias y los programas gritones que solo causan alteraciones

Rodéate de personas alegres

Ríete
Cuanta o lee chistes y mira programas chistosos.     


-

Friday, October 01, 2010

La felicidad y los cristianos


 
Han habido muchos estudios sobre la felicidad, en que países la gente es más feliz, que hace la gente feliz, que impide ser feliz etc. En los próximos posts estaré hablando sobre algunos de los resultados de estos estudios y comparándolos a la palabra de Dios el creador del universo.

No desees lo del vecino
Según estudios la felicidad de las personas depende de sentirse superiores a los que las rodean. Si las personas tienen un poquito mós que el vecino o el compañero de trabajo se sientes satisfechas. En otras palabras si no se desea lo del vecino (porque se tiene más que él se es feliz.)

¿Cómo compara esto con la Biblia?  La Biblia dice que no hay que desear lo del vecino, punto. No hay que estarnos comparando con el vecino, lo del vecino es del vecino lo nuestro es nuestro.  

Lo que la Biblia dice hace sentido total. Porque vamos a estar deseando lo del vecino, quienes somos y si somos felices esta en nosotros no en comparaciones. En primer lugar nuestras prioridades no son necesariamente las del vecino, nuestros gustos no son sus gustos etc.

El problema se inicia cuando dejamos que nos laven el cerebro y nos creemos lo que dicen los anuncios y los medios de comunicación. Estos dicen que tenemos que tener esto y lo otro, y la lista no tiene fin. En realidad necesitamos muy poco para vivir bien, es más si se tiene exceso de posesiones es un problema.

Un ejemplo de lo anterior, si se tiene una casa llena de muebles y adornos en lugar de verse bonita se ve mal. Sabes que las francesas son consideradas unas de las mujeres mejor vestidas en el mundo y tienen guardarropas muy chicos y las americanas son famosas por vestirse mal y tienen ropa en exceso.

Además hay prioridades y gustos. A mí me gusta mucho viajar y gasto más en viajes que en tener un coche ultimo modelo. Me da más placer viajar que andar en un coche caro. Mi vecina tiene coches muy caros y me alegro por ella. A mi no me gusta ir a restaurantes caros porque me gusta comer sanamente y nunca en exceso además no me gusta comer animales muertos (carnes) aunque los como de vez en cuando. Mi vecina constantemente va a restaurantes caros, también me alegro por ella.

Todos tenemos presiones. Presiones por vestirnos bien, por vivir de cierta forma, por gastar en esto y aquello. Pero también tenemos guías para vivir en paz y tranquilidad y estan en la maravillosa palabra de Dios. Tenemos que elegir constantemente a quien escuchamos: a Dios o a las presiones de los medios, de los amigos, de nuestras famitas etc. Si elegimos la palabra de Dios tendremos paz, tranquilidad y felicidad.         

Yo no creo que los estudios que dicen que si te siente superior al vecino eres más feliz estén en realidad encontrando las claves de la felicidad o de la verdadera felicidad. Si esto fuera así todos esos actores de Hollywood serian la gente más feliz del mundo pero no lo es así porque muchos se la pasan en drogas, divorciándose y metiéndose a mil líos.

He conocido a mucha gente rica que no es feliz. Si nos ponemos a compararnos con otros nunca hay limite, como dice el poema “Si te comparas con los demás, te volverás
vano y amargado, pues siempre habrá personas más grandes y más pequeñas que tú.” no hay nadie perfecto, las comparaciones son vanas y la envidia un pecado que trae consecuencias y una de ellas es la infelicidad.

La felicidad definida por los medios que quieren que compremos y compremos no es la que la palabra de Dios describe, ni la que describe ninguna corriente religiosa o espiritual que yo conozca.    

Exodo 20:17 “No codiciarás  la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo.” Traducción Reina Valera 1960

La palabra usada por codiciar puede también interpretarse como: desear, anhelar y ansiar.