Friday, February 20, 2009

Batallas que merecen la pelea



Ayer miraba en la TV al predicador Joel Osteen. El pastor hablaba sobre las batallas que merecen ser peleadas y las que hay que dejar pasar. Yo he escrito sobre esto para revistas. Creo que es un tema impórtate.

La razón por la cual es importante es porque cuando le ponemos atención a situaciones irrelevantes solo perdemos tiempo, energía y probablemente oportunidades de luchar por lo más importante.

El ejemplo que pastor ponía es que cuando Nehemías estaba construyendo la pared del templo algunas personas en Jerusalén así como enemigos fuera de la ciudad no estaban de acuerdo en él. Estas personas decían no podrán terminar, otras pensaban en atacar. Puedes leer la historia en el libro de Nehemías. Nehemías los escuchó y seguía trabajando y vigilando y finalmente la pared para proteger el templo se termino. Te imaginas si en lugar de seguir trabajando Nehemías se hubiese puesto a discutir con esta gente, o peor aun si se hubiese desanimado y abandonado la obra. Nehemías escogió la pelea correcta, la lucha que iba a darle fruto. (libro de Nehemías cap. 1-4)

Otro ejemplo es David antes de la famosa pelea con el gigante. Cuando David escuchó el ruido y como el gigante gritaba, le preguntó a un grupo de hombres que pasaba y cual era la recompensa en eso llegó su hermano y le dijo: David que haces aquí, regresa a cuidar las ovejas. David no se detuvo a pelear con su hermano se fue a pelear con el gigante. Imagínate si David se hubiese puesto a pelear con el hermano, no hubiese sido capaz de concentrarse en la pelea con el gigante. (1 Samuel cap. 17)

Hay personas que se pelean si cuando conducen un coche alguien les corta el camino o el coche del frente no se apura. No ganan nada con esto. Lo mismo sucede si la cajera esta de malas, si alguien te miró mal o si hay alguien en el trabajo a quien no le gustas. Hay luchas que mejor no pelearlas.

Algo que yo he cometido es discutir política, religión o doctrina bíblica. En estos temas es difícil convencer a la gente cuando no hay voluntad para escuchar, se puede hablar de ello pero si alguien es fanático del partido contrario es mejor evitar el tema.
-

No comments: